Aún Hay Esperanza. Job 14:7-9 Porque si el árbol fuere cortado, aún queda de él esperanza; Retoñará aún, y sus renuevos no faltarán. 8 Si se envejeciere en la tierra su raíz, Y su tronco fuere muerto en el polvo, 9 Al percibir el agua reverdecerá, Y hará copa como planta nueva.

 

Aún Hay Esperanza. Hay hijos de Dios que se sienten cortados del árbol, se sienten separados del cuerpo, están vacíos, secos, indiferentes, desmotivados, no sienten carga, tienen lucha para orar, leer, meditar, adorar y exaltar al señor. “Porque si el árbol fuere cortado, aún hay esperanza” en Dios, quien siempre nos da una y otra oportunidad. Hoy hay esperanza que al percibir el agua del Espíritu Santo reverdezcan y su copa produzca hoja nueva. Comenzaran a sentir la presencia de Dios, tendrás ánimos de orar, de meditar fervientemente, de adorarle y exaltarle.

 

El ciego Bartimeo escuchó de Jesús y fue a él creyendo, porque tenía hambre de Dios. Estaba cansado de su condición y sabia que Jesús podía darle más, en su corazón había determinación de clamar al único que podía ayudarle y este fue escuchado y sanado. Ese clamor de un corazón hambriento y necesitado de Dios, dentro de la multitud, dentro del alboroto, dentro de todos los demás gritos, llegó a Jesús y se detuvo para preguntarle ¿qué quieres que te haga? Que recobre la vista. Fue sano y seguía a Jesús.

 

La mujer enferma del flujo de sangre escuchó de Jesús y de inmediato se hizo un plan dentro sí misma y dijo: “si tan solo tocase el manto de Jesús seré sana”. Ella sabía que no sería fácil llegar a Jesús, pero era tanta la necesidad, tanta su hambre que logró su objetivo. Ella se abrió campo en medio de todas las limitaciones porque ella tenía una sola determinación. Ese toque de un corazón hambriento y necesitado de Dios, dentro de la multitud, dentro de los demás toques, marcó la diferencia. La mujer fue sana y se postró ante de Jesús.
Aprendamos a reconocer al Señor en todos nuestros caminos, seamos pámpanos conectados a la vid para ser productivos, dejemos de seguir siendo arrastrados por cualquier viento, tomemos nuestra verdadera posición y posesión en Jesús. Renunciemos a lo terrenal, a todo espíritu contrario que nos quiere estorbar, renunciemos a la pasividad, liviandad y al conformismo. Renunciemos a la religiosidad, a las excusas, a la murmuración, a las quejas, a los chismes, a las calumnias, a los imposibles, a la falta de perdón en el nombre de Jesús.
Nuestro Dios es Todopoderoso para hacer por nosotros y hacer en nosotros hombres y mujeres de fe, de amor, de comprensión y de propósito.

 

Amos 8:11 He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová.

No te dejes engañar ni manipular por las artimañas sutiles del enemigo, Dios no es como los mortales que abren un agujero para rellenar otro. No descuides tu posición dentro del cuerpo todos nos necesitamos, no puedo hacer el trabajo que tú haces. Recuerda estas más cerca que de donde comenzaste, ya has avanzado lo suficiente como para dejar todo tus esfuerzos.

Aún Hay Esperanza

======================================================
Fuente de Origen: http://somosebenezer.com/aun-hay-esperanza
Clasificado como: Aliento
Por: Lovel Einstein Figueroa.
facebook.com/somosebenezer
twitter.com/ministerioiser
=====================================================