Cuando Se Extiende La Mano De Dios. Mateo 14: 28-31 Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.  29 Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.  30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo !Señor, sálvame!  31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo !Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?


Cuando Se Extiende La Mano De Dios. Después que Él Señor Jesús realizara el milagro de la alimentación de los cinco mil sin contar las mujeres y niños (Mat. 14:21) Jesús hace entrar a una barca a Sus discípulos e ir mar adentro. Jesús les envió solos y él se retiró a orar aparte.

Mientras Jesús mantenía su tiempo devocional, en medio del mar se desataba una fuerte tormenta la que hacía que Sus discípulos entraran en un estado de turbación. Jesús hace su aparición de una forma inusual a la cuarta vigilia de la noche; caminaba sobre las aguas por lo que les llevó a pensar que era un fantasma el que se aproximaba hacia ellos. No fue suficiente que les hablara e inyectara ánimo; Pedro solicita al Señor compruebe su identidad y le pide que el mismo pueda ir hacia él de la misma forma. Sabemos que Pedro salió de la barca en fe caminando sobre las aguas pero en el instante que considero su proeza y vio hacia lo natural comenzó a hundirse y regresó a la barca tomado de la mano de Jesús. De aquí aprendemos que Pedro regresó sin la fe que le movió de la barca.

¿Cuántas veces hemos iniciado algo con fe? ¿Cuántas veces hemos regresado o dejado de continuar por falta de fe?

En la carrera del Cristiano lo importante no es como sales; sino como llegas a cumplir tus metas. Dios no ve las capacidades nuestras para forjarnos un destino, no ve quienes somos o que tenemos para mostrar Su poder; lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en Su presencia; para que, como está escrito: el que se gloría, gloríese en él Señor.

Dios nunca nos deja solos, pero aun cuando aparentemente luzca no estar; siempre llegara en el momento preciso con la repuesta. Jesús nunca dejara que se hundan nuestras barcas pese a los vientos fuertes. Cuantas veces nos identificado con el Apóstol Pedro, saliendo de la barca lleno de entusiasmo, valor y coraje; o de regreso a ella derrotados, cansados y sin ánimos.

Es importante que ante los desafíos de la vida, no consideremos nuestras debilidades ni las circunstancias naturales; porque seguramente ambas serán de estorbo a nuestra fe y limitaremos la manifestación del poder sobrenatural. Dios anhela que cada uno de Sus hijos se mantenga firmes perseverando en alcanzar las promesas que ha prometido, necesitamos saber que habrán muchas tormentas que se levantarán alrededor de ellas para probar nuestra fe.
Quizás los impetuosos vientos o las altas olas de las circunstancias querrán apartarte de la fe, derribarte o llevarte al punto de ahogarte, pero es ahí donde la mano de Dios se extenderá e irá a tu auxilio. Hoy es día que reflexión, es día de reafirmar nuestra fe en Dios y comprender de una vez, que Dios ha prometido estar siempre al lado nuestro. Nunca permitas que el temor sucumba tu fe, que la incredulidad anule la promesa maravillosa de Dios, ni permitas que los eventos de la vida por difíciles que parezcan te hagan apartar tu mirada hacia Dios.

Cuando Se Extiende La Mano De Dios.

======================================================
Fuente de Origen:  http://somosebenezer.com/cuando-se-extiende-la-mano-de-dios/
Clasificado como: Prueba
Por: Lovel Einstein Figueroa.
facebook.com/somosebenezer
twitter.com/ministerioiser
=====================================================