Levantate Y AndaLevántate y Anda: Juan 5:8 Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.

Había en Jerusalén un hombre de condición física muy peculiar, su condición lo identificaba de entre los demás del pueblo, a este se le podía encontrar todos los días cerca de un estanque al que llamaban “Betesda”, junto a otros enfermos. Cada vez en cuando, este enfermo competía en una carrera que parecía la de nunca acabar, pues nunca lograba llegar en primer lugar, era siempre además de inválido, un perdedor. Era testigo de muchos milagros, pero él nunca fue parte de uno, al menos en los 38 años de vida que hasta ese momento le precedían, podía ver como otros alcanzaban su milagro, pero el solo era un espectador que vivía en “Betesda o casa de bondad”.

 

Al pensar detenidamente podemos entender que una iglesia es una casa de bondad donde los sedientos sacian su necesidad en las aguas de salvación que Dios trae a su pueblo. El Paralítico de Betesda estaba en la casa de Bondad, sin embargo jamás había podido dejar a un lado su invalidez. Es triste pensarlo pero ¿Cuántos hay en la casa de Dios siendo aun paralíticos espirituales? atrapados en una vida escasa y pobre de comunión con el Espíritu Santo, relegados a la simple lectura de un versículo por semana y a una oración pobre y sin sentido. en espera que otros hagan las cosas, que otros provoquen el mover de Dios y que otros hagan el trabajo fuerte para después unirse en la celebración,  son solamente espectadores y no actores.

 

Este hombre llevaba toda su vida en la misma condición, se había acostumbrado, lo único que le quedada era la conformidad. Tristemente muchos pierden sus deseos de luchar y se dan por vencidos al sentirse sobrecogidos por un problema, entonces pierden la visión y el empuje y  llegan a la situación de este hombre. Dios no es un Dios de conformidad, El siempre produce algo nuevo, en su palabra aprendemos que sus misericordias son nuevas cada día y que la gloria de hoy es mejor que la de ayer, esto nos dice que tenemos un Dios que espera de nosotros mejoras continuas, debemos dejar a un lado la rutina espiritual y el conformismo de una vida espiritual simple que no vive y experimenta el poder transformador del Espíritu Santo, todos los poderosos y recursos que Él nos delega.

Jesús al ver al enfermo en la misma condición por 38 años, lo confrontó y le preguntó: ¿Quieres ser sano?, Su pregunta estaba motivada por la compasión sabiendo el milagro que estaba a punto de realizar, pero también era un reto a su fe, como quien diría: ¿No estás cansado de estar en ese lecho de 38 años de invalidez? ¿Estás dispuesto a creer? Cristo nos pregunta hoy ¿Estas contento con lo que has logrado hasta hoy? El Paralitico de Betesda al ser confrontado por Jesús, su única respuesta fue: “No hay quien me meta”. Este culpó a otros por estar en esa condición durante mucho tiempo, culpo a los demás por no ayudarle a alcanzar su milagro, culpo a quienes lo rodeaban por interponerse ante él y su milagro, siempre encontró excusas para continuar viviendo en ese lecho de invalidez total todos los días.

No podemos culpar a los demás por la vida que llevamos, cada uno es responsable de la vida espiritual que tenemos, estamos donde estamos como resultado de nuestras decisiones y acciones.

 

Jesucristo le dijo al paralítico ¡Levante! y esas mismas palabras son las que el Espíritu nos dice a cada uno, debemos poner nuestra mirada en Cristo, levantarnos de nuestra parálisis  de conformidad y conmiseración, dejar a un lado la pobreza espiritual y vivir, disfrutar de continuo las promesas de Dios, solo así conquistaremos alcanzado todo lo que Dios tiene para nosotros, sus milagros.

 

No hay duda que Dios puede obrar milagros, pero Dios nunca los efectuará si nosotros no estamos dispuestos. Tu milagro puede ser la salvación, la salida a una situación, la solución de un problema, la sanidad de una enfermedad o el ser productivos para Dios  ¿Quieres ser sano? ¡Levántate!,  toma tu lecho,  y anda.

Levántate y Anda

================================================
Fuente de Origen: http://somosebenezer.com/levantate-y-anda/
Clasificado como: Sanidad.
Por: Lovel Einstein Figueroa.
facebook.com/somosebenezer
twitter.com/ministerioiser
================================================