Los PactosLos Pactos: En toda la Biblia podemos notar que Dios ha establecido un medio legal para relacionarse con el hombre, respetando así la identidad del hombre como creación de Él. Este medio son los pactos, los cuales han sido individuales o colectivos en donde Dios establece las reglas para mantener la buena relación.

La palabra pacto se traduce del griego: DIATHEKE y el hebreo BERIT que en algunas ocasiones se traduce también como alianza o testamento e implica generalmente al acto o rito de establecer un contrato formal entre dos o más socios. (RVA Hebreos 8:6-7)

 

Los pactos de Dios con el hombre tienen características diferentes a los que se establecen entre los hombres siendo estas características las siguientes:

Primero: Dios en su soberanía es el que establece los pactos. El hombre no tiene derecho a negociar los pactos establecidos por Dios y su papel es únicamente decidir su participación en ellos.

Segundo: La responsabilidad mayoritaria la asume Dios porque en Él se origina, de Él depende y Él es quien recompensa a quienes se sujetan a sus pactos.

Tercero: Dios permanece fiel a la palabra establecida en sus pactos,  no depende de la fidelidad del hombre. Ahora si el hombre se aparta del pacto cosechará las consecuencias de su desobediencia, pero al arrepentirse y regresar a Dios; volverá la cobertura del pacto (2 Tim2:13).  La vida bajo pacto nos asegura que Dios se compromete a terminar la obra que un día comenzó en nosotros (Rom. 8:28-29).

 

En la Biblia se ven dos clases de pactos: los individuales y los hechos por Dios.

LOS PACTOS INDIVIDUALES ENTRE PERSONAS O PUEBLOS

Un pacto aunque sea humano una vez ratificado nadie lo invalida ni le añade condiciones (Gál. 3:15). Un pacto era ratificado mediante juramento, prendas o testigos (RVA Gál. 3:15; 23:16). 

 

LOS PACTOS HECHOS POR DIOS

Entre pueblos o personas, son propuestos sobrenaturalmente a los hombres.

a)   Con  ADAN: Era responsabilidad de Adán labrar y cuidar el huerto, así como para poblar la tierra (Gén. 1:27-30; 2:16-17; 3:15).

b)   Con NOE: Fue para juicio, ya que por medio de la obediencia de Noé, Dios iba a condenar al mundo por su maldad (Gen 6:9-22).

c)   Con ABRAHAM: Dios separa la humanidad en dos pueblos gentiles y Judíos (Rom. 4:11-12).

d)  Con ISRAEL: El pacto en el Monte Sinaí. Fue condicional, porque había que cumplir la ley para ser pueblo (Deut. 14:13-23). Y la desobediencia traería maldición (LBLA Deut. 27:26).

e)  Con LEVI: Este pacto Dios lo hizo para perpetuar al sacerdocio de Leví (Mal 2:4-8; Núm. 25:6, 7, 9, 12; LBLA Números 25:12-13).

f)  Con DAVID: Este pacto promete a David y a su posteridad un trono eterno (2 Sam. 7:1-29).

g)  El Nuevo Pacto: Dios anuncia a través de los profetas el nuevo pacto  (Jer. 31:31-34; Hebreos 8:8-11). Jesucristo es el mediador de este Nuevo Pacto (He 9:15; 12:24) y  lo  establece con  Su sangre (1 Co 11:25).

 

CONCLUSIÓN

  1. Dios es un Dios de pacto, por eso está interesado en que rindamos nuestra vida a el.
  2. Durante todos los tiempos Dios ha tratado con el hombre mediante pactos, ahora nosotros también necesitamos entrar en pacto con Dios.
  3. El Nuevo Pacto corresponde para todos lo que formamos parte de la Iglesia del Señor.
  4. Los pactos o alianzas que hacemos en nuestra vida tienen la capacidad de limitar y aun de retener nuestra vida en abundancia. Cada vez que nos propongamos prometer algo, recordemos que lo que atamos en la tierra es atado en el cielo, igualmente lo que desatamos en la tierra se desata en el cielo.
======================================================
Fuente de Origen: http://somosebenezer.com/los-pactos
Clasificado como: Autoridad
Por: Lovel Einstein Figueroa.
facebook.com/somosebenezer
twitter.com/soyebenezer
================================================