Paz Dulce Paz

Paz Dulce Paz

Paz Dulce Paz  Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, PAZ, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Paz Dulce Paz. El corazón humano siempre anda anhelando tener paz, es por eso que cada día trabaja incansablemente para obtener los recursos necesarios y poder satisfacer sus caprichos, gustos, deseos y necesidades. La palabra paz tiene sus raíces en el término hebreo “shalom“, que a su vez tiene su significado original en la idea del bienestar en general: salud, riqueza, éxito, seguridad, paz que sobre pasa todo entendimiento. Este es el tipo de paz que Jesús ha prometido para todos aquellos que decidan formar parte de la gran familia de Dios, esta paz es totalmente diferente a la que nadie ni el mismo mundo puede ofrecer.

En términos naturales las personas pueden experimentan un sentimiento de tranquilidad cuando las situaciones que le rodean están bien o por lo menos sienten tener control. La tranquilidad es parte de la naturaleza humana, natural y pasajera, es externa, depende de las circunstancias, La tranquilidad sede con facilidad ante los razonamientos humanos, es vulnerable cuando la lógica humana es confrontada. La tranquilidad se desborona ante la falta de seguridad y confianza en Dios y cuando los temores dominan el corazón del hombre.

La paz como fruto del Espíritu Santo es depositada en el corazón desde el mismo instante que permites a Dios entre a tu vida. Este fruto al igual que los demás; es necesario hacerlo que germine y produzca evidencias externas mediante su crecimiento y desarrollo. La paz como fruto del Espíritu Santo es tan solamente el primer nivel dentro de la plenitud de la paz de Dios, pero es el fundamento inicial sobre la cual podemos edificar segura y confiadamente.

La paz de Dios es: sobrenatural, interna, es producto de la relación íntima de Dios y no depende de mí sino de Dios mismo. Esta paz tiene que ver con mantener una relación correcta con Dios; esta a su vez dará la capacidad para relacionarnos con otros de forma correcta.

En tiempos del Antiguo Testamento; se requería de ofrendas y sacrificios para obtener el estado de paz interior, este rito era tan frecuente como la misma necesidad de eliminar la culpa del corazón. El sacrificio y la obra de Jesús en la cruz del calvario, es la representación total de cada uno de los sacrificios que el pueblo de Israel presentaba continuamente. En el libro de hebreos 10:1-14 declara que en Cristo tenemos el cumplimiento completo de cada una de ellas.

 

No hay sustitutos para la paz que Jesús derrama sobre nuestras vidas, jamás la tranquilidad podrá llevarnos a experimentar el gozo de Dios, ni la plenitud de su presencia. Busquemos cada día mediante el buen ejercicio la oportunidad de expresar la paz que Dios ha depositado en nosotros. Cada situación difícil que se presenta a nosotros debería de ser la oportunidad de poder presentarle al mundo que Dios es real, que vive y ha transformado nuestras vidas. Que Dios es todopoderoso para obrar de forma sobrenatural cuando de nuestros labios salen palabras de gratitud y alabanza aun en medio de los problemas.

Dígale al mundo que Dios es amor; amando, dígale al mundo que Dios es paz; mostrando dominio, control, seguridad y confianza mediante la fe en él ante toda situación sin importar cuán nebulosa pueda ser ante nuestros ojos.

Paz Dulce Paz.

====================================================
Fuente de Origen: http://somosebenezer.com/paz-dulce-paz/
Clasificado como:  Paz
Por: Lovel Einstein Figueroa.
 facebook.com/somosebenezer
twitter.com/soyebenezer
=================================================