Una Conciencia LimpiaUna Conciencia Limpia. Hechos 24:16 Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres.

 

Una Conciencia Limpia. Ilustración: “muchas clases de sabios”

Existen los sabios según ellos mismos, a los cuales la Biblia llama necios. Existen los sabios según los demás, a los cuales la Biblia alaba. Existen los sabios según los conocimientos, de los cuales la Biblia dice que han de perder toda su ciencia cuando mueran. Existen los sabios según Dios, a los cuales los hombres llaman locos, y la Biblia llama nacidos de nuevo.

Esta última es la sabiduría verdadera y real porque durará para siempre en el cielo. Para ser sabio según el cielo, Has de ser loco para este mundo. Para ser sabio en el Señor debo aceptar todo Su amor.

Ha escuchado en alguna ocasión expresiones como: “Yo no le hago ningún mal a nadie”, “Yo creo en Dios a manera”, “yo no necesito ir a la Iglesia” cuando escucho estas declaraciones lo único que percibo es una conciencia que se está acomodada y justificada por la naturaleza humana. Todo ser humano posee una conciencia, una pequeña voz interior que puede llegar a gobernar la vida y la conducta de la persona. La conciencia es un sentimiento íntimo que habla, testifica y marca un estilo de vida.

Una persona en lo natural puede cometer cantidad de errores por estar asesorado por una mala conciencia, que le hace creer que algo está bien cuando en realidad está mal. Le hace pensar que está siendo guiado de forma segura hasta que comienza a sentirse rodeado de temores e inseguridades. El problema de dejarnos dirigir con este tipo de conciencia, es que lleva a la persona a ser auto dependiente, le hace sentir capaz de hacer todo sin buscar ayuda de nadie y menos la Divina.

Parte de la naturaleza caída es una conciencia que se inclina hacia los deseos y apetitos carnales. Dios quiere escribir su ley y sus mandamientos en nuestros corazones de modo que nuestra conciencia pueda juzgar conforme a su voluntad y no a las costumbres humanas ayudándonos a vivir de manera agradable delante de Dios.

¿Es la conciencia algo malo? Desde luego que no; si es manejada con los principios espirituales. La persona cuando es guiada por el Espíritu Santo de Dios, puede llegar a trasformar y mantener una buena conciencia, al punto que nos lleve al remordimiento cuando fallamos.

Una persona que no ha nacido de nuevo carece de la capacidad de saber lo que es bueno y malo, correcto o incorrecto; porque todo lo pesa, razona y es movido por una conciencia natural la cual contrasta enormemente con los principios de Dios. Necesitamos el poder de la sangre de Jesús sobre nuestras conciencias, para que puedan ser limpiadas y transformadas.

La conciencia de los hijos de Dios debería de actuar como un juez en nuestro interior, que podamos sentir la reprensión cuando nuestras conductas morales son impropias. La conciencia debería de ser como una sirena de ambulancia que se active cuando estamos aproximándonos al borde de la tentación, o cruzando la línea establecida por la palabra de Dios.

Hebreos 9:14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

 Una Conciencia Limpia

====================================================
Fuente de Origen: http://somosebenezer.com/una-conciencia-limpia/
Clasificado como:  Santidad
Por: Lovel Einstein Figueroa.
 facebook.com/somosebenezer
twitter.com/ministerioiser
=================================================