Una Vida Escondida En DiosColosenses 3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

Cuando Dios creó al hombre en el huerto del Edén, este era un ser perfecto y eterno. Más tarde haciendo uso de su libre voluntad decide desobedecer el mandato de Dios y participa del árbol prohibido, la escritura nos revela las consecuencias, la separación de la vida espiritual eterna de Dios y la vida natural del hombre. Adán y Eva continuaron su vida natural pero su pecado causó la muerte espiritual. Como creyentes en la palabra de Dios necesitamos saber que hay una “vida natural” que inicia cuando entramos en este mundo y es cortada cuando salimos de él. La segunda vida es: “la vida espiritual”, esta es un milagro que pone en manifiesto la gracia y la misericordia de Dios, inicia cuando Jesús entra al corazón y nos hace templos espirituales y esta vida continuará aun cuando la vida natural termine, porque es una vida eterna. Sin el milagro del nuevo nacimiento el ser humano vive siendo gobernado por los deseos carnales. La palabra de Dios categóricamente nos insta a hacer morir a la vida natural gobernada por la carne, necesitamos depositar nuestra vida entera bajo la cobertura y protección de nuestro creador. Una vida en Cristo es una que ha nacido de nuevo, cuyo deseo y propósito es hacer morir los impulsos carnales, el gobierno del ego y amar la voluntad de Dios. Una vida escondida en Dios nos lleva a morir al pecado, obras de la ley y la vanidad del mundo.

 

Romanos 6:2 Muertos al pecado. Es la consecuencia de la desobediencia a Dios, es errar al blanco, salirse de los parámetros establecidos por Dios, es infringir las normas que Dios ha establecido para que todos vivamos juntos y en armonía. Jesús por amor a nosotros cargó el pecado del mundo en Su cuerpo sobre la cruz, para darnos la oportunidad de poder renacer a una vida nueva si aceptamos la obra redentora que realizó. ¿Cómo morimos al pecado? mediante la obediencia a Su palabra y por medio del Espíritu Santo.

Romanos 7:4 Muertos a la ley. Dios siempre ha establecido un orden para todas las cosas. La ley de Moisés fue dada al pueblo porque había desorden y caos entre ellos. Fue una etapa en el trato de Dios con Israel, fue sombra de un Nuevo Pacto que incluiría a toda la humanidad. Todas y cada una de las obras de la ley nos llevan a la figura de Cristo. Al participar de una relación de plenitud con Cristo hemos cumplido todas las obras de justicia de la ley, por lo tanto los que están en Cristo están muertos a las demandas de la Ley.

Colosenses 2:20 Muertos al Mundo. Es importante caminar en este mundo con pleno conocimiento y discernimiento espiritual. No se puede amar a Dios con un corazón divido, amas a uno y aborrecer al otro. El mundo puede llegar a ser para nosotros lo que Dios nunca quiso que fuera. Por eso la palabra nos manda a no amar las cosas del mundo, porque está lleno de engaños, y bienes pasajeros. Somos peregrinos en esta vida, el cielo es nuestro destino.

 

Si ya hemos entregado nuestro corazón a Dios, necesitamos depositar sobre Él toda nuestra confianza. Buscar cada día la forma de acercarnos más a Él y así poder hacer que nuestra vida permanezca escondida bajo su cobertura donde el maligno no la puede tocar. Una vida escondida en Dios nos lleva a morir al pecado, morir a la ley y al mundo. Es imposible que estemos escondidos en Dios si permitimos que estas cosas tomen control en nuestra vida.

============================================================
Fuente de Origen: http://somosebenezer.com/una-vida-escondida-en-dios/
Clasificado como:  Crecimiento, Pasión
Por: Lovel Einstein Figueroa.
 facebook.com/somosebenezer
twitter.com/soyebenezer
=============================================================