Venciendo las Aflicciones. Juan 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Venciendo las Aflicciones. “Todos los hombres creen que sus tribulaciones son las peores, y muchas veces los obreros del Señor son los más propensos a ello; muchas veces cedemos a tal tentación cuando nos referimos a todas las cargas que gravitan sobre nosotros. Hay que afrontarlo todo con buena voluntad y entereza y recordar que no hay ningún mérito en testificar cuando todo va bien”.  E. Stanley Jones

El mundo está bajo el control del maligno y es responsable por muchas aflicciones que a diario enfrentamos. Las aflicciones se manifiestan como opresión, derrota, angustia, molestia, tristeza, melancolía, tribulación, sufrimiento, etc. La vida cristiana no exime al hijo de Dios de ellas, no garantiza la ausencia de las mismas en nuestra vida cotidiana. Jesús mismo no solo lo manifestó si no que participó de ellas saliendo victorioso de cada una.

 

Hechos 7:34 nos dice que Dios vio desde los cielos como el pueblo de Israel era afligido, atribulado y les envió un libertador para redimirlos de ese tormento en el cual estaban. Así mismo Dios mira nuestras aflicciones, Dios mismo se hizo hombre para ser nuestro libertador y poder redimirnos del pecado y muerte. Hoy nos da libertad por medio de Su palabra y nos consuela con su amor en medio de la aflicción.

Como hijos de Dios necesitamos mantener una actitud correcta frente a las aflicciones, necesitamos ser firmes y constantes en nuestra confianza en Dios pues Él está en control absoluto de nuestra vida. De tú actitud depende de que sean temporales, no desmayes ni pierdas la confianza en ti mismo. Dios ha prometido que aunque parezcan muchas o no tener fin Él mismo nos librara en la medida que depositemos toda nuestra confianza en Él. Como hijos de Dios tenemos el potencial dentro de nosotros para vencerlas mediante la fe.

 

¿Cómo podemos vencer las aflicciones?

Lo primero que necesitamos hacer es cambiar de actitud flemática a una entusiasta. Saturar la mente de pensamientos de victoria y triunfo. Cuando hable de las aflicciones nunca use un lenguaje de derrota, pesimista, negativo. Háblate a ti mismo con fe y autoridad: “Hoy será un mejor día”. Ore a Dios y crea que Dios está en todo momento de su vida. Aun en medio de la aflicción, puede haber gozo y paz si decidimos confiar en la victoria de Cristo sobre el mundo. Debemos cobrar ánimo en medio de los tiempos difíciles, de las luchas inevitables y recordar que la victoria final está en nuestras manos, gracias a Jesús.

Jesús peleó contra las aflicciones y salió vencedor. Sigamos su ejemplo y seamos campeones.

El mundo y sus aflicciones ya fueron derrotados, gracias a la victoria de Jesús sobre el mundo es que cada uno de nosotros podemos vencer las aflicciones proceden del mundo.

======================================================
Fuente de Origen: http://somosebenezer.com/venciendo-las-aflicciones
Clasificado como: Aflicción
Por: Lovel Einstein Figueroa.
facebook.com/somosebenezer
twitter.com/ministerioiser
=====================================================